• RSS Medio Ambiente

    • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

“Corruptos y gloriosos” Por: José Vidal Beneyto

EL PAÍS

José Vidal Beneyto Foto: EL PAÍS

Dos artículos de José Vidal Beneyto reunidos en uno solo, como homenaje del comité de redacción de la página Web de Attac a José Vidal Beneyto.

La tesis que preside este análisis es que la corrupción no es un comportamiento ocasional y aberrante de unas personas o grupos sino el cumplimiento del destino actual del orden económico capitalista. De aquí que no se trate de describir prácticas y usos corruptos sino de profundizar en la condición sistémica del fenómeno contemporáneo de la corrupción. Su efecto más patente, su consecuencia más verificable es el volumen total que representan las actividades conjuntas de la economía, que de manera lata podemos llamar paralela, entendiendo por tal la que generan la economía ilícita y la economía criminal.

El contenido principal de la primera lo conforman el fraude y la evasión fiscal; la segunda está constituida por la dimensión económica de las actividades propiamente criminales tales como tráfico de drogas; comercio de seres humanos o de partes de los mismos (tráfico de órganos); robos con violencia; contrabandos y estafas de todo tipo; producción y venta de moneda falsa y en general todas aquellas cuyo objetivo es apropiarse de bienes o productos que tienen un valor por y en sí mismos o que pueden proporcionar una prestación o un servicio de condición ilícita, retribuidos de manera ilegal. Lo que lleva a distinguir entre actividades entera o parcialmente criminales, casi siempre obra de las mafias; y las de las organizaciones criminalizables, que se atribuyen a la delincuencia de guante blanco.

La cuantía económica derivada de ambos sectores, el ilícito y el criminal, es impresionante. A pesar de la extrema dificultad, por razones obvias, de evaluarlo, puede afirmarse, partiendo de las afirmaciones más fiables, que el volumen del dinero negro en circulación supera el 15% del PIB mundial y que la masa dineraria objeto de blanqueo está entre el billón y medio y los dos billones de dólares. Lo que significa que esta realidad económica, al margen de los circuitos de la vida normal de la economía, es ya superior al tercio de la economía legal mundial. Y ello nos plantea la escandalosa cuestión de intentar explicar cómo ha podido llegarse a esta inmensa porquería y como persiste año tras año en estos tiempos de nuestros tan proclamados valores éticos, primacía del derecho y democracia.

Existe un amplio consenso para atribuirlo a muy efectivas determinaciones estructurales y a la ideología económica dominante. Y así la casi total financiarización de la economía, la informatización y los perfeccionamientos técnicos de su tratamiento, en especial en el sector contable; y la generalización de los intercambios informales con el rol dominante de los mercados inmateriales han producido lo que el magistrado francés Jean de Maillard, vicepresidente de la Audiencia Provincial de Orleans, designa en su libro El informe censurado como monopolio legítimo de la ilegalidad. Gracias a él, el Estado se arroga la capacidad de enunciar el derecho y al mismo tiempo transgredirlo, en aquellos ámbitos que considera fundamentales para sus intereses.

A estos condicionamientos de naturaleza estructural, se agregan el actual orden geopolítico mundial con la indisputada dominación de la potencia norteamericana y sobre todo la absoluta vigencia del credo ideológico liberal, cuya más acabada expresión económica lo representan los 10 preceptos del Consenso de Washington, formulados por John Williamson, senior fellow del IEI de Washington, como quintaesencia en los años ochenta y noventa de la política económica conjunta del Banco Mundial, del FMI y del Departamento del Tesoro de EE UU. Preceptos que pueden resumirse en los tres grandes principios siguientes: libertad total para los intercambios de bienes, capitales y servicios; estricto control presupuestario del gasto público, y una irrestrictiva desreglamentación pública de la vida económica.

Esta entusiasta incitación sin límites ni reglas a intercambiar, negociar y enriquecerse tenía que generar la masa de indecencias con que nos topamos, de las que las publicaciones de la última década sobre los escándalos financieros -Enron, Worldcom, Tyco, Vivendi, Parmalat, BCCI, Citibank y tantos otros- han dado noticia bastante. Sin olvidar los ejemplos extremos de los grandes depredadores mundiales, denunciados por el grupo de expertos de la ONU, creado y presidido por el diplomático egipcio Mahmoud Kassen, entre los que destaca el hombre de los 20 nombres (Victor Bout, Victor Vitali, Victor Sergilov, Victor Butle…) y decenas de nacionalidades, con 19 compañías aéreas y más de 80 aviones, implacable depredador de África, principal responsable del desastre de Congo. Claro que el destape de los escándalos ha tenido graves consecuencias para sus principales promotores y beneficiarios, con presidentes de las sociedades afectadas, no sólo destituidos sino en algunos casos en la cárcel.

Pero esto no justifica que algunos responsables del actual orden mundial capitalista como Horst Kohler, director general del FMI de 2000 al 2004, y Kenneth Rogoff, director del servicio de estudios del FMI, se hayan apresurado a hacer una mansa autocrítica con el fin de positivar las capacidades autocorrectoras del sistema. Lo que no parece discutible es que la corrupción autocorregida en sus consecuencias o no, funciona como confirmadora de los grandes propósitos del orden económico dominante. En definitiva, el ejercicio corruptor es la prueba de la eficacia de su funcionamiento: su gloria.

La primera parte del análisis sobre la corrupción que se publicó antes de la interrupción veraniega mereció la aprobación de mi hijo Miguel, cosa poco frecuente en su apreciación de mi actividad periodística, lo que me lleva ahora, después de su fallecimiento la semana pasada, a dedicarle esta parte final. En aquélla, y más allá de la condición anecdótica de los inventarios sobre los casos y modos corruptos que inundan nuestras sociedades, se procedió a la presentación de las determinaciones estructurales e ideológicas que caracterizan ese fenómeno y lo configuran como una dimensión fundamental de la contemporaneidad última.

Ahora bien, esa característica sistémica de la corrupción debe su efectividad a su inscripción en un marco geoeconómico y geopolítico que la soporta y la legitima. Ese marco, como quedó apuntado entonces, es el de la mundialización liberal capitalista, asentada en la dominación política y económica de la potencia norteamericana, bajo la batuta institucional del FMI, del Banco Mundial y de los Departamentos de Estado y del Tesoro de EE UU, que la dotan de una extraordinaria presencia expansiva.

Pero esa dominación ha empezado a hacer agua por muchas partes, con un capitalismo financiero desnortado y enloquecido, que entre el furor por la especulación, el hiperconsumismo incontrolable y una inflación que no cesa no sabe a qué carta quedarse, sin que los avatares del subprime, la crisis que ha desencadenado y los contradictorios remedios que se le han aplicado -inyecciones masivas de liquidez y nacionalizaciones- apunten a solución alguna capaz de impedir el naufragio. Este capitalismo inicuo y depredador con la ignominia de sus repugnantes escándalos empresariales, el aumento de su precariedad laboral y la salvaje agravación de las desigualdades entre los pocos muy ricos y todos los demás nada tiene que ver con el capitalismo de los padres fundadores.

El capitalismo que nos propusieron Max Weber, en su obra pionera La ética protestante y el espíritu del capitalismo en 1905, y la magistral Religion and the rise of capitalism del historiador inglés Richard H. Tawney en 1926 ha sido objeto de una corrupción total. Su exhortación a la autodisciplina, al trabajo duro, a la austeridad, al ascetismo individual tan ligados a la ética calvinista y más ampliamente protestante son antónimos del irresponsable despilfarro consumista en que se ha convertido el régimen capitalista, en el que el gasto en publicidad en EE UU es superior al del presupuesto de toda la enseñanza superior. Por lo demás, la depredación de recursos es tal que, según el Worldwatch Institute, el consumo de bienes y servicios de la humanidad en los 40 años que van de 1950 a 1990 es superior al de todas las generaciones precedentes. A lo que se agrega que el objetivo principal del sistema no es ya el de producir bienes para satisfacer necesidades sino sólo producir beneficios, ganar dinero.

Por otra parte, el mundo bipolar del siglo XX, centrado en torno de EE UU y la URSS, ha perdido todo sentido. En lo político, en lo económico, en lo social, en lo cultural. Hoy la geopolítica mundial es radicalmente multipolar y los grandes países -China, India, Japón- y las macrorregiones, cada vez más afirmadas, reclaman una posición protagonista. Por ello, seguir uncidos a la política y a los intereses norteamericanos es apuntarse a más o menos corto plazo a una batalla perdida. Disfrazar el seguidismo de defensa de los valores occidentales ya no engaña a nadie. Pues Europa es una de las principales macrorregiones del panorama actual, con una fuerte especificidad, que la capacidad homogeneizadora del capitalismo monopolista de EE UU no ha logrado desmontar del todo y de ahí la obligación de convertirla en referente y estímulo de la nueva macrorregionalización del mundo.

Esta imputación sistémica no supone la exculpación de los crímenes y fechorías de las mafias sino el señalamiento del responsable principal cuya neutralización debe ser el gran objetivo de la lucha anticorruptora. Las denuncias de las prácticas criminales mafiosas, tal como hacen la novela y el filme Gomorra con la presentación de las actividades de la Camorra, por aleccionadoras que sean, no acabarán con la corrupción capitalista que se ha convertido en trama sustantiva de nuestras sociedades. Pues si el estalinismo corrompió y acabó con las esperanzas del comunismo, la radicalización individualista y la insaciable y compulsiva avidez de riqueza y disfrute han corrompido el capitalismo originario. La épica del enriquecimiento a cualquier precio no deja espacio indemne y muestra su imperio en las formas más espontáneamente agresivas de la cultura popular del mundo juvenil que en su música rapera nos conmina a get rich or die trying. Ese grito de “enriqueceos o morid en el intento” es la expresión más cabal de la corrupción actual del sistema capitalista.

José Vidal-Beneyto, Comité de Apoyo de Attac

José Vidal Beneyto

(Carcagente, 1929) es un filósofo, sociólogo y polítólogo español.

Cursó los estudios de Filosofía y Letras, Ciencias Políticas, Derecho y Sociología en la Universidad de Valencia y en la Complutense de Madrid, doctorándose en Derecho en la de Málaga, y completando sus estudios en La Sorbona y en la Universidad de Heidelberg. Fue un activo opositor al franquismo, participando en la Junta Democrática y en el llamado Contubernio de Munich. Es Catedrático de Sociología en la Universidad Complutense de Madrid, Director del Colegio de Altos Estudios Europeos Miguel Servet de París y doctor honoris causa, desde 2006, por la Universidad de Valencia. Además, participa en multitud de programas y proyectos internacionales, en especial aquellos relacionados con la comunicación en su relación con la cultura, la integración y la globalización. Entre ellos destaca su condición de Secretario General de la Agencia Europea para la Cultura y el Consejo Mediterráneo de la Cultura, ambos dependientes de la UNESCO. También trabaja en colaboración con el Consejo de Europa y como consejero asesor de los Ministerios españoles de Educación, y Asuntos Exteriores

Es socio fundador del Diario El País (España), donde escribe habitualmente. Es miembro de la Academia Europea de las Artes, las Ciencias y las Letras.

Anuncios

Una respuesta

  1. El sábado 05/09/09 se había iniciado una movilización de Vecinos de la Comarca Serrana y Región en las entradas del Parque Provincial Ernesto Tornquist (PPET), en contra de que se llevara a cabo la filmación de 9 escenas de la película “There Be Dragons” con el director Roland Joffé, director de la película “La Misión”.
    Los Vecinos Ambientalistas de la Comarca jamás nos hemos opuesto a la filmación en sí, sino por el contrario desde el mismo comienzo se apoyó en toda la comunidad tal mega-emprendimiento como importante evento cultural para toda la comunidad, tanto local como para toda la humanidad. Asimismo, los Vecinos Ambientalistas siempre estuvimos conscientes de todos los recursos laborales e ingreso de bienes que están brindando a nuestras pequeñas comunidades, por lo cual siempre hemos celebrado y agradecemos que esta mega-empresa cinematográfica haya elegido nuestra Comarca. Tanto es así que Vecinos Ambientalistas también están participando como actores “extras” contratados para esta filmación.
    Los Vecinos Ambientalistas sólo nos hemos opuesto a que se realicen filmaciones de 9 escenas de la película (mega-producción que implica impactante despliegue humano y técnico con diversos camiones transportadores de unidades de época, de equipos técnicos de envergadura, infinidad de vehículos medianos para transporte de actores, alrededor de 300 extras, personal técnico y de servicios, tanqueta, lógico asentamiento de carpas para diversas necesidades, etc.) dentro de la “Zona Intangible” del PPET, por estar destinada y restringida esta zona sólo para actividades de investigación científica y educativas, establecido por la Ley 10.907 y su correspondiente Plan de Manejo. Incomprensiblemente para los Vecinos de la Comarca que se haya autorizado dicho ingreso dado que esa área intangible está destinada tan sólo a la preservación y conservación del 0,3% del pastizal originario, autóctono de la Pampa que aún nos queda en este reducto protector, y en el cual Biólogos de la Universidad Nacional de Sur, Grupo GEKKO, está llevando a cabo muy importantes funciones de investigación científica y a la vez funciones educativas en nuestras comunidades serranas para enseñar a cuidar los pocos recursos de agua potable disponibles reemplazando flora exótica e invasiva con esta flora autóctona que NO requiere riego más que el suministrado por régimen normal de lluvias de la zona. A partir de esta aún angustiante problemática por el agua que continuamos teniendo, debido a la prolongada sequía sufrida en la zona, la comunidad serrana ha ido aprendiendo a valorar este pastizal por su importante función en el ecosistema local y por lo cual ha reaccionado tan espontáneamente con amor y muy fuerte pasión en defensa de ese último reducto natural de conservación y preservación.
    Lamentablemente, el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible de la Pcia. de Buenos Aires (O.P.D.S.) ha otorgado muy erróneamente la autorización para que se pudieran realizar dichas filmaciones en esta “zona intangible”, por lo que Vecinos de nuestra comunidad hemos tenido que movilizarnos para impedirlo, muy espontáneamente sin conocernos en lo personal pero compartiendo iguales sentimientos de cariño y afecto por nuestro patrimonio natural. Ante la ceguera de nuestros representantes, en este caso del Director de Áreas Naturales Protegidas de la Pcia.Bs.As., Sr. Ricardo Cañete, hemos tenido que ejercer como comunidad la función de control que nuestros representantes no han sabido llevar a cabo. Nuestros patrimonios naturales NO tienen que ser considerados como “rentables”, sino tan sólo ser preservados y cuidados como tales.
    Afortunadamente, la Productora Cinematográfica y los Vecinos Ambientalistas hemos llegado a un muy buen acuerdo final dado que ambas partes comparten por igual una profunda conciencia ecologista y sentimientos de respeto por las reservas naturales, por lo cual el acuerdo publicado solamente ha sido firmado por estas dos partes: Productora de la película a través de su Productor Ejecutivo Sr. Ignacio Gómez Sancha y los pocos Vecinos Ambientalistas presentes (representando también a los que por razones laborales no habían podido acudir el 10/09 pero que han participado en diversas ocasiones y apoyando de diversos modos).
    Por todo ello, los Vecinos Ambientalistas de la Comarca Serrana y Región, en el Sur de la Provincia de Buenos Aires, República Argentina, estamos sumamente agradecidos al Sr. Ignacio Gómez Sancha, productor ejecutivo de la mega-filmación, por la gran sensibilidad y respeto que nos ha demostrado al ceder ante nuestros reclamos pese a tener la debida autorización emitida por nuestros funcionarios públicos del O.P.D.S., que a nuestro parecer ha sido erróneamente concedida por violación de la Ley Provincial 10.907.
    El Sr. Ignacio Gómez Sancha nos ha demostrado su cabal y total comprensión de nuestro reclamo hacia nuestras propias autoridades argentinas, dado que él mismo comparte igual conciencia ecologista y los mismos sentimientos de protección y conservación de las reservas naturales. De ahí que hemos podido arribar ambas partes (Productora del film y Vecinos Ambientalistas) a este feliz acuerdo a pesar de las grandes pérdidas que la Empresa ha debido enfrentar por estas demoras surgidas. Manifestamos por ello nuestra sentida consternación y pedimos debidas disculpas por estos inconvenientes ocasionados.
    Quisiéramos poder publicar por esta vía el Acuerdo final entre estas dos partes que consta de dos hojas, pero no encuentro acceso para poder subir este archivo PDF. Agradeceré puedan contactarse vía e-mail para poder remitirles el mismo y para que pueda ser publicado en honor a la verdad. Muchas gracias por el espacio concedido. Haydée Nohara, integrante de Vecinos Ambientalistas de la Comarca Serrana y Región, Cordón Sierra de la Ventana, Buenos Aires, República Argentina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: